¿Sigues haciendo las mismas cosas una y otra vez por la fuerza del hábito? ¿Tus salidas son familiares y cómodas? Pues podrías estar metida de frente en una rutina. Cuando se trata de encontrar pareja tienes que salir de esa rutina y hacer algo diferente. Probablemente la razón de que todavía no hayas encontrado pareja es porque no está en tu pequeña orbita de la oficina, tu edificio, el restaurant que visitas diariamente ni en tu círculo de amigos. Mucha gente incluso no sabe que ha caído en una rutina porque le gusta lo que hace, donde lo hace y con quien lo hace. Pero el salir de tu rutina tiene el poder de cambiar tu estado de soltería.

Saca tres hojas de papel. En la primera, colocaras donde haces tus diligencias habituales, necesidades básicas y vida social. En la segunda, colocaras todo lo que haces en el trabajo y por diversión. Y en la tercera, colocaras las personas que te rodean en tu vida. Examina tus listas y te darás cuenta en lo aislada que se ha convertido tu vida si siempre estás haciendo las mismas cosas.

Anuncios