Hola Dr. Miguel, en mi primera relación sexual tuve un poco de dolor lo cual no me preocupa porque sé que es normal, pero me di cuenta que no sangre y después de la relación no sentía malestar ni incomodidad en mi vagina como yo creía. Mi pregunta es: ¿Por qué no sangre, ni sentí incomodidad después de mi primera relación? A decir verdad me sentí de lo más normal. ¿Será que no me desvirgo o él no tiene el tamaño de pene necesario para ello? Zaida, 18 años, Maracaibo.

La palabra “virgen” designa al hombre o la mujer que no ha tenido relaciones sexuales. En el pasado reciente, la palabra se aplicaba por lo general sólo a las mujeres, y se refería especialmente al himen, una delgada membrana muscular que cruza la vagina cerca de su abertura, y que está presente desde el nacimiento. La mayoría creía que esa membrana permanecía hasta que la mujer tenía su primera relación sexual, y entonces se “rompía”. Según los mitos, ese dramático acontecimiento estaba acompañado por cierto dolor y sangramiento.

Durante algunos periodos históricos (e incluso ahora en algunas civilizaciones), se exigía a la nueva familia de la novia que exhibiera las sabanas que se habían usado la noche de bodas; las sabanas manchadas con sangre se consideraban la prueba fehaciente de la virginidad de la novia.

Ahora sabemos que la membrana comienza a desaparecer poco después del nacimiento, y que continúa en proceso de desaparición durante la niñez y la adolescencia. Si el mito de la membrana intacta hasta la noche de bodas fuera verdad, ninguna mujer podría menstruar hasta su boda porque el flujo menstrual quedaría retenido por el himen. La falta de sangre en las sabanas la noche del casamiento o el primer coito libre de dolor no indican que la mujer haya tenido relaciones sexuales con anterioridad.