En los últimos años se ha advertido la existencia de un trastorno que padece una cantidad significativa de hombres. Son los llamados trastornos del cortejo, y lo habitual es que se sientan imposibilitados para conseguir una compañera. Adrián Helien y Roberto Rosenzvaig estudiaron este fenómeno en grupos de varones. Detectaron de aquellos a quienes les cuesta conectarse fácilmente con una compañera y establecer un vínculo tienen una historia de timidez y de aislamiento. Estas características los llevan, a veces, a padecer graves trastornos neuróticos. Pero ocurre que, en el periodo de aprendizaje del instinto gregario (el que nos lleva a vivir en sociedad), falto quien o quienes se ocuparan del niño o adolescente, de manera que pudieran superar ese trance.

Helien y Rosenzvaig idearon un método terapéutico rápido y eficiente para esos sujetos tímidos. Se trata de agruparlos al estilo Alcohólicos Anónimos. El grupo esta coordinado por un especialista en sexología y, mediante ejercicios y juegos dramáticos y “tareas para el hogar”, se aprende el arte de la seducción sin temor al fracaso, que habitualmente es el motor de la timidez.

Otro trastorno que podemos ver en otros varones es el sexofóbico soltero, se llama así al hombre que desarrolla tácticas para evitar potenciales compañeras sexuales, las que, frecuentemente, oscurecen y distorsionan sus vidas. Algunos se vuelven devotos miembros de sectas religiosas, tales como el judaísmo o los testigos ortodoxos de Jehová. Eso les permite rechazar todo compromiso sexual, apoyándose en razones religiosas o morales, y limitar sus amistades a personas con valores similares, que respetaran su deseo de permanecer vírgenes hasta el matrimonio. La consecuencia es que, después del matrimonio, se convierten en un nuevo caso de Matrimonio No Consumado. Otros evitan los encuentros comportándose de forma tal que obstruyen cualquier propuesta romántica. También se pueden ver hombres que sabotean su atractivo sexual actuando, vistiéndose y conduciéndose de una manera sexualmente poco o nada llamativa.

Anuncios