Un porcentaje importante de personas que acuden a una consulta sexológica buscando ayuda, presentan problemas en su fase inicial de excitación, porque han olvidado besarse y acariciarse o porque nunca lo han hecho.

Es común que un hombre que tenga Disfunción Eréctil, focalice su atención en el pene en vez de sentir cuando su pareja lo besa y acaricia.

En el caso de la mujer con Disfunción Orgásmica es igualmente común que mientras su pareja la esta besando, ella está pensando “¿me pasara de nuevo? ¿Hoy tampoco alcanzare el orgasmo?” en vez de concentrarse en ese beso que le están dando y que la va a reconectar con lo que está haciendo en ese momento.

Sin lugar a dudas, para comenzar una relación sexual la recomendación inicial conlleva el besarse y acariciarse, porque forman parte del preámbulo que llevará a las manifestaciones o respuestas sexuales de la mujer y del hombre.

Anuncios